El Perú es un camino

Leer másLeer menos

Junto con la Gran Muralla China, la Calzada Romana y la Ruta de la Seda, El Qhapaq Ñan es una red vial milenaria que se expande desde el Cusco, la antigua capital inca, hacia los cuatro puntos cardinales, abarcando más de 6 países de la región, con una extensión de más de 60.000 KM de recorrido. Declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 2014, se erige como una de las mayores construcciones de la humanidad.

El Ministerio de Cultura nos encargó el objetivo de rendir homenaje al único Imperio en Sudamérica, desarrollando un sistema de señalética que ayudara a identificar y poner en valor los bienes culturales peruanos, y asimismo, se adaptara a los diversos factores climatológicos y paisajísticos del Qhapaq Ñan (Red vial inca de 25,000 km), sin olvidar las comunidades por donde pasa y ayudar a mejorar así su calidad de vida, haciéndolos partícipes del proyecto.

Debido a las grandes restricciones de actuación y de clima, creamos estructuras de bajo coste en producción, integrando armónicamente los recursos naturales del entorno con las comunidades. Todo ello bajo un sistema visual propio, monocromático e inspirado en las construcciones de piedra, que refleja el espíritu incaico.

Para el sistema de señalización en zonas arqueológicas creamos estructuras de malla de acero, rellenas de materiales locales por los mismos pobladores, con paneles de información grabados en bajo relieve sobre placas de ACM, adaptándonos al entorno visual.