G11ERREROS

La vida se basa en emociones y el día de ayer 15 de noviembre del 2017, fue un día bien vivido. De hecho, pocos recibimos este año con la idea de que 11 meses después, celebraríamos la clasificación de Perú al mundial, volvimos luego de 36 años de lucha. La historia ya la sabemos, todo dio un giro (inesperado) y pasamos de ser incrédulos, a fieles devotos de la selección.

Desde nuestra cancha, la del diseño y el ingenio, queríamos sumarnos a esa devoción, y celebrarlo tal vez no con bombos y platillos, ni caras pintadas, ni pasitos de marinera, pero si a nuestro estilo. Es por eso que como estudio, decidimos iniciar otro proyecto independiente, y nos planteamos crear una pieza de diseño para celebrar este acontecimiento único, aprovechando nuestro conocimientos en las artes diseñísticas.

El primero resultado fue San Julbolín, un santo que representaba el espíritu del hincha peruano y los atributos que giran en torno a él. Esta pieza la realizamos antes del partido con Colombia, en donde felizmente el arquero rival “la tocó, la tocó, la tocó”, y el gol de tiro libre del gran Guerrero, fue válido. ¿Coincidencia o un milagrito de San Julbolín?

Entonces, llegó el repechaje. Empatamos en Nueva Zelanda, pero no bajamos los brazos. Había algo en el aire, en las calles y en la gente, que nos daba cierta certeza de que la victoria en casa, se daría sí o sí. Y es que si hay algo que se deba destacar de esta selección, es que la lucharon hasta el final… y de Gareca ni hablar, el temple que ha mantenido durante toda la temporada ha sido admirable.El día de ayer, sabíamos que nos jugábamos la vida, y en la oficina estábamos ansiosos, tanto así que no teníamos la más mínima idea de qué hacer, para poder apoyarlos. Pero poco a poco, fuimos botando ideas: ¿Qué pasa si diseñamos entradas para el partido? ¿Y si hacemos un mural en la casa de la esquina? ¿Qué pasa si ilustramos a los 11 convocados? ¿O una A en forma de cancha?… (nota curiosa, la mejor forma de empezar a soltar ideas, es empezar con ¿Y que pasa si..?).

Sin embargo, San julbolín nos iluminó y decidimos hacer algo más artesanal, menos digital. El concepto planteaba reflejar la idea de los “11 guerreros” aludiendo a la idea de que la selección no es sólo Paolo Guerrero, sino los once jugadores que conforman el equipo. Descentralizar la gloria y valorar el rol de cada jugador.

Por ello utilizamos la técnica del Stencil, que junto a una tipografía gótica, una composición a 3 líneas y un interletrado abierto, nos daba la sensación de que cada carácter era un jugador, y que la palabra “Guerrero” se entendía como la suma de un equipo. El detalle está en que aprovechamos las ascendentes de la “U” para plasmar el número 11.

Tras varias pruebas y aspiradas industriales de spray (todo por la selección), aplicamos nuestro diseño en un polo y diversas composiciones para generar una serie de afiches #handmade #oldiscool.

Lo que más rescato de éste proyecto es que aprovechando nuestro rol de cliente, pudimos hacer cosas que generalmente no podemos. De esta manera los resultados fueron más ricos, diferentes y la dinámica del equipo se fortaleció. Cabe resaltar que la cosa no acaba ahí… por cada proyecto propio que logramos realizar, nuestro chip cambia y nos motiva a plantearle a los clientes, ideas más creativas e innovadoras, pero siempre on brief.

Finalmente, nos tocaba implementar las piezas. Fue una dosis de alegría compartida, la gente accedía a que pegáramos afiches en sus vehículos, mientras gritábamos “Vamos Perú”, todos aceptaron bien la idea de los once guerreros y el color neón ayudó mucho a que sea fácilmente reconocible. Fue una verdadera fiesta.

¡Luz roja, ya!
¡Luz roja, ya!
No es la mejor foto, pero si la mejor coincidencia...
No es la mejor foto, pero si la mejor coincidencia...
Taxi - moto - R2D2
Taxi - moto - R2D2

Sólo nos queda una plena gratitud hacia la selección que nos ha traído tanta emoción y sobretodo un fuerte motivo para continuar con este proyecto, que seguirá conforme vayamos avanzando en Rusia. Estén atentos que vienen novedades. ¡Arriba Perú!