Con mi escudo no te metas

Hace unas semanas la PCM lanzó el modelo beta de lo que sería la primera plataforma virtual para trámites estatales.

Cuando vi por primera vez la web, más allá del símbolo o los detalles técnicos del diseño en sí, lo primero que pensé fue: WOW, es la primera vez que veo al Estado tan moderno.

Lo que me llamó la atención es que lo primero que detectó la gente, fue el nuevo escudo, el cual proponía un ícono lineal sintetizado del símbolo patrio, generando todo un revuelo y presión mediática en las redes sociales.

El nuevo símbolo fue considerado un grave “error”, y rápidamente reemplazado por el original, ya que el artículo 9 del decreto Nº11323 indica que “Los símbolos de la patria son intangibles debiendo ser tratados con respeto, preferencia y lucimiento en las diversas actuaciones …no debiendo, por ningún motivo, ser empleados para propósitos equivocados ni deformados para fines extraños para los que fueron creados”.

Es en este punto donde empiezan mis dilemas como diseñador, y paso a cuestionar nuestro rol ante estos hechos que no son ajenos a nuestra profesión.

Menos, pero más

Antes de sacar conclusiones apresuradas, empecemos con un poco de teoría.

Primero lo primero. ¿Qué es una síntesis? Desde las tierras del diseño gráfico, la síntesis es un ejercicio que propone la simplificación de la forma sin perjudicar su significado. Es la reinterpretación que podemos darle a un elemento, teniendo como reto el mantener su simplicidad, el cual puede hacer que tu diseño brille o pase desapercibido.

En nuestro día a día vemos síntesis en todos lados, desde los pictogramas que conforman la señalética de un mall, hasta en los botones del control remoto.

A nivel marca, es uno de los recursos más utilizados por los diseñadores. Las grandes evoluciones de las marcas más importantes del mundo, se han producido mediante la síntesis.

Por otro lado, tenemos al elemento conocido como símbolo, esta es una imagen que evoca indirectamente un significado, es la abstracción de una idea generalmente intangible. Como con dibujitos es más bonito, muestro este ejemplo para que las dudas sean despejadas.

Entonces ¿puede el gobierno hacer una síntesis de uno de sus principales símbolos patrios?

En mi opinión sí, siempre y cuando su creación parta como respuesta a una necesidad real y quede claro su “modo de uso”.

Dice la gente…

He visto en las redes muchas quejas, y el principal fundamento es que está prohibido porque así lo dice el decreto…

Les traigo un dato curioso. Según fuentes wikipedianas, el escudo fue modificado por última vez en 1950 por Manuel Odría, es decir, que desde hace 67 años el escudo no ha sido oficialmente modificado… ¡67 años!

Teniendo en cuenta este dato, el gobierno debería darle una revisada al tema y aprovechar las herramientas del diseño para replantear toda su identidad, incluidos los símbolos patrios. Y aclaro que cuando digo identidad, no me refiero solo a lo visual, sino a todos los puntos de contacto que pueda tener el gobierno con sus habitantes. Y por un simple detalle ¡el Perú de 1950 no es el mismo Perú de hoy!

Leí también que el ejercicio planteado solo sería válido si lo desarrollasen empresas privadas, pero que al tratarse del Estado, se debería respetar tal cual el símbolo patrio.

Creo que las buenas prácticas son transversales a la entidad para la que trabajas. Si vemos una oportunidad de mejora, ya sea dentro de una entidad privada o pública, sigue siendo una oportunidad de mejora.

Yo creo que parte de nuestro trabajo como diseñadores es cuestionar, proponer y cautivar. No hay una fórmula matemática, y ahí está lo rico de nuestra profesión, de poder tener la libertad de romper parámetros y crear cosas nuevas cada día.

Retomando…

Como diseñador sé que toda decisión tomada debe responder a uno o varios objetivos. Por ello, busqué en la misma web cuáles fueron los motivos del cambio y dentro de los objetivos, hubo uno que llamó mi atención: Simplificar la comunicación.

Imaginemos que luego esta web se vuelve un app. ¿Se imaginan ustedes tener como favicon en las pantallas de nuestros smartphones, un símbolo tan complejo y visualmente pesado? Es aquí donde esa síntesis juega un rol vital, pues una versión mínima (responsive) nos brinda flexibilidad y legibilidad al momento de aplicar la marca.

El veredicto

¿Por qué no funcionó el Nuevo símbolo? Desde mi punto de vista, no funcionó porque este era un paso previo. El rediseño de la identidad del estado peruano y sobre todo de los símbolos patrios, debió ser planteado como un proyecto aparte.

Me atrevería a decir que los objetivos serían:

1. Analizar todos los elementos de comunicación del estado y así definir cuáles se podrían cambiar y hasta qué punto.

2. Qué elementos son obsoletos y deberían quedar como parte de la historia.

3. Evaluar si existe un área de oportunidad para la creación de nuevos elementos gráficos, que respondan a las necesidades de Perú de hoy, y a los requerimientos del mundo moderno.

Una vez definida esta nueva identidad y su propósito, el uso del símbolo hubiera estado perfectamente sustentado. Partía como respuesta ante una necesidad real: modernizar al estado, y reconectar con su principal audiencia: sus habitantes.

Finalmente, creo que siempre queda algo positivo y luego de este debate, sabemos que existe un área de oportunidad para nosotros los diseñadores. Como mencioné anteriormente, hace 67 años que no ha habido un rediseño real dentro del gobierno. La pregunta ahora es ¿qué tendría que pasar para dar este paso?

El dato:

Nuestros amigos de Is creative studio tuvieron la iniciativa de rediseñar el escudo y algunas instituciones oficiales del gobierno. A pesar de no haber sido aplicadas oficialmente, el caso es súper interesante.

Puedes revisar el caso en Behance