All the girls to the front

All the girls to the front!, es la frase que decía la ex vocalista de Bikini Kill – Kathleen Hanna, cuando veía a los chicos empujar a las chicas durante los conciertos que daba “Todas las chicas al frente, no bromeo chicos, por una vez en sus vidas, vayan atrás… dejen que las chicas estén al frente…”

Bikini Kill es una banda de rock de los noventa, pionera del movimiento feminista Riot Grrrl. Su frase “All the girls to the front”, resume aquello que sentimos y por lo que marchamos juntos: la Igualdad para las mujeres. Sin embargo, los tiempos han cambiado, la gente ha cambiado; y los problemas que parecían eternos, al fin toman un real protagonismo y la gente entiende la necesidad del cambio.

El 25 de noviembre, miles de personas tomaron las calles, manifestando su rechazo hacia la violencia y discriminación contra la mujer. En la marcha “Ni una Menos”, el equipo de Studio A decidió ser parte de esta lucha, diseñando afiches reproducibles para poder compartirlos durante la marcha.

Al momento de conceptualizar los afiches, decidimos que si la forma de ser oídos era a través de una marcha y la protesta, lo mejor era hacerlo uno mismo. Por ello la computadora esta vez, no era la herramienta correcta. Cada uno de nosotros eligió la frase que quería utilizar, algunos decidieron abordar el problema empoderando a la mujer, mientras que otros criticaron la violencia… pero al final, el objetivo siempre fue uno solo: defender los derechos de las mujeres.

El proceso fue entre divertido y caótico. Después de habernos manchado mil veces, el aprendizaje en esta experiencia fue lo mejor que nos quedó: entender que no siempre la obsesión por el detalle y la perfección en lo que hacemos, es lo que debe primar, sino la importancia de lo que tenemos para decir.

La experiencia ha sido reflexiva y necesaria para todos. Desde planear cómo iban a ser las pautas del ejercicio, hasta el asistir a la marcha, creando un vínculo que nos unió. Nos alegra saber que todos luchamos por lo mismo, que cada vez hay más voces que gritan al unísono. Las marchas, aunque solo son la punta del iceberg, son una manifestación del cambio que todos esperamos, que todos queremos y que tiene que suceder.

La participación en proyectos sociales, nos reta; nos hace mirar, investigar y cuestionar, pero también ayuda a crear el sentido de comunidad y la fuerza para poder descifrar la mejor solución ante estos problemas.

Hoy existe una verdadera intención y capacidad de cambio, pero también una gran responsabilidad en el rol que cada uno tiene para hacerlo posible. Nosotros como diseñadores y comunicadores, buscamos desde Studio A, poder realizar proyectos que no solamente nos apasionen, sino que también nos permitan expresarnos y abordar problemas reales que nos involucran a todos.

Nos queda el deseo de que el poder otorgado a las mujeres represente una fuerza revolucionaria que quiera y pueda realmente cambiar el mundo. Esto dependerá únicamente de cada uno de nosotros. Por nuestra parte, nuestro compromiso está con la visión del nuevo mundo que se está construyendo, uno cada vez más fuerte. Esto recién comienza.